Crítica de “las recetas de Arguiñane”

¿Por dónde empezar? Sí, tal vez debiera ser honesto y decir que conozco a las (maravillosas) personas que están detrás de este blog.
Dicho esto, podrían pensar que me falta objetividad, que no soy imparcial y que la valoración y votación que hago de este blog está sesgada. Pues bien, tienen razón… ¿por qué?
 
   Pues es bien sencillo: porque para ser imparcial y objetivo debería haber, al menos, entrado en todos y cada uno de los blogs, y leído algunas entradas representativas que me dieran una idea global de cada blog, para después pasar a su valoración, ordenación por comparación y, por último, dar mi voto al primero de la lista resultante.
Pero aquí es donde surge lo obvio: (casi )nadie, al menos no el que escribe, dispone del tiempo necesario para realizar lo anterior de forma global y en su totalidad. Así que entonces… ¿qué puedo hacer?
 
   Dar mi valoración y voto en función de lo que conozco y tratar de explicar las razones que me han llevado a eso lo mejor posible, con el fin de que el lector las pueda leer, juzgar y comprobar si al menos, en efecto, esta valoración parcial (pues sólo evalúa este blog entre todos) es objetiva y justa, en otras palabras, sincera, lo que nos lleva al último adjetivo de la valoración y votación, sesgada, ya que no debería tener el mismo peso (sesgo) unas valoraciones y votaciones basadas en el número (en función del tamaño de la red social que las soporte) que unas basadas en el conocimiento, el análisis y el juicio de lo que juzga, con la mayor honestidad y transparencia:
 
 
   1) Por su estética.
   Por la misma razón que un restaurante ha de tener una apariencia visualmente atractiva, cálida y agradable antes de entrar, además de una buena localización y escaparate (este blog lo tiene, y no es otra que el presente concurso al que se presenta) y un ‘apetitoso’ olor: suave, ligero, que flote en el ambiente y que deje intuir a los comensales entrantes la (buena) comida que allí se sirve, en fin, que abra el apetito, pero sin que sea excesivo ni tape o camufle el olor de lo que, ya sentados en la mesa, se va a comer.
Así, el presente blog nos da la bienvenida con un espacio agradable, cálido, sobrio y sin excesos (para no desviar la atención de lo que verdaderamente importa), con una cabecera donde nos abre el apetito con una muestra (parcial) de fotos del blog, para a continuación mostrarnos algunas de las mesas, permitirnos echar un vistazo para ver lo que en ellas se come, antes de tomar asiento (me refiero, claro está, a la vista previa de las entradas que hay debajo de la cabecera), dispuestos ya a elegir nuestros platos del Menú (la siguiente razón).
 
   2) Por su contenido.
   Ya estamos sentados a la mesa, viendo el Menú antes de hacer nuestra elección. Al igual, que un buen restaurante debe tener un surtido variado y rico, éste debe estar bien expuesto y estructurado para facilitar la tarea de elección al cliente, que debe poder visualizar rápidamente su estructura en las distintas categorías, antes de tomar la decisión final. Así, una vez se sabe lo que se quiere tomar de entrante, primero y segundo plato (sean unos pintxos, una crema y carne, por mencionar un ejemplo), se le muestra brevemente lo que de éstos dispone el restaurante, con una breve descripción (ordenados de forma que las recetas de temporada, es decir, las más recientes, aparezcan antes), antes de realizar la última elección. No hace falta explicar la analogía al lector, que, para un mejor seguimiento de la lectura, presupongo ha ido siguiendo lo hasta aquí expuesto.
 
   3) Por su elaboración.
   Una vez realizado nuestro pedido, sólo resta esperar a que nos lo sirvan a la mesa. Pero no de cualquier manera, sino de una forma elegante y bien elaborada. La presentación es fundamental, pues es lo último que veremos del plato antes de llevarnos su contenido a la boca (de eso se encargan las fotos de las cabeceras de cada entrada). Ya sólo queda degustar lo que nos han servido, que no es sino la última razón por la que sin ella, todo lo anterior no tendría sentido. ¡Que aproveche!
 
 
   A) Aquí es dónde se diferencia un blog de un restaurante (a parte de lo evidente, que en un blog no se puede oler ni comer, lástima, ¿verdad?).
Ya hemos probado el plato y nos ha encantado, hemos percibido los distintos matices de sabores que se han mezclado en nuestro paladar de una forma única y exquisita, transmitiéndonos un cúmulo de sensaciones que se nos agolpan en el cerebro, que nos eboca (permítanme la anterior licencia lingüística) reminiscencias a un tiempo pasado, a otro lugar (conocido, cercano, o tal vez, desconocido, lejano, exótico…), a personas (allegadas o no), a recuerdos de alguna experiencia anterior. Dios mío, ¡qué placer! (perdónenme si he pecado), ¡lo que daríamos por probar esto de nuevo!
Claro que no siempre podemos venir aquí: Puede que el sitio no esté cerca de nuestro hogar, puede que, Dios no lo quiera, el local cierre sus puertas, que cambie su oferta por otra, o, simplemente, puede que no nos lo podamos permitir. ¡Cómo nos gustaría poder hacerlo en casa para poder disfrutar más de este plato! Así podríamos saborearlo con más frecuencia y mayor flexibilidad, siempre dentro de nuestras posibilidades, y la disponibilidad que tengamos de lo necesario para elaborar el plato.
Un chef no nos va a revelar la receta de su plato estrella (al menos, no de todos) y, si lo hace, (casi) siempre se guardará un as en la manga de buen cocinero, algún secreto de elaboración que hace de su plato y restaurante, uno de cinco estrellas (tal vez escasas, pues el firmamento está lleno de ellas, cada una única, maravillosa e identificable en su singularidad, brilla con luz propia en un espectáculo digno de contemplar, y saborear).
Para eso está este blog, accesible, para ayudarnos a elaborar ese plato que tanto nos ha gustado, mostrándonos los ingredientes (de alta calidad), los pasos seguidos durante la preparación (con ayudas visuales), así como los pequeños consejos que intentan prever las posibles incidencias que puedan ir surgiendo. Y, como para gustos están los sabores, una sección se encarga de mostrarnos las posibles variantes del plato. Pero claro (otro refrán mediante): errar es de todos (humanos y no humanos), y por ello, la autora del blog nos muestra las ‘catástrofes’ del día, de una forma cercana y amigable, para que nos quede constancia, nos animemos a hacer la receta sin miedo a equivocarnos, y podamos aprender de nuestros errores (que a más de uno nos habrá pasado algo parecido a lo dicho en este apartado), porque todos, incluido este blog, tenemos siempre margen de mejora.
 
 
Esas son las principales razones, podrían pensar que no son muchas (yo creo que son las necesarias y suficientes), pero si aún no están convencidos, aún hay otra mejor:
 
4) También he saboreado “las recetas de Arguiñane” y no, no saben como pintan en el blog… saben mejor.
Y es que, por muy bien que esté este blog, no hay nada como probarlas en persona de la mano de toda una (para mí) pequeña gran ‘chef’.
 
 
P.D. Enlace al blog motivo de esta crítica, “Las Recetas de Arguiñane”:
http://lasrecetasdearguinane.com

Anuncios

Acerca de x9av1dx

“Tómate lo que tienes encima con calma para que no acabe sepultándote debajo.” Aforismo propio. “Si no actúas como piensas, vas a terminar pensando como actúas.” Máxima externa, de Blaise Pascal (1623-1662). “Me inspiras... tanto, que una vez dentro de ti no puedo ni quiero salir.” Greguería propia. “Hablando se solucionan las cosas... o no. De todas formas, nunca renunciaré a las palabras, sólo las escogeré con más cuidado.” Máxima propia. Ver todas las entradas de x9av1dx

¿Algo que contar?... 3, 2, 1:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: